domingo, 31 de enero de 2016

Hacia el fin del mundo, trilogía Malamor #1. José Ignacio “el Chascas” Valenzuela.


Malamor
Sustantivo, masculino.
1.       Falta de amor o amistad
2.       Falta de sentimiento y afecto que inspiran por lo general ciertas cosas.
3.       Enemistad, aborrecimiento.
4.       Condición de ausencia total de amor producto de un conjuro o hechizo.

A veces es necesario llegar al fin del mundo para encontrar
el amor y la amistad verdadera.

En 1939, un botánico europeo hace experimentos en un árbol en el poblado de Almahue, al sur de Chile, el pueblo los señala como brujos a él y a su hija, Rayén; al ver los resultados del experimento, el pueblo les destruye su casa y los expulsa… Varios años después, en una universidad de Chile, Ángela, estudiante de Antropología social, decide investigar sobre una leyenda que existe en Almahue: La Leyenda del Malamor. El día de la presentación de los trabajos, Ángela se da cuenta de que su mejor amiga, Patricia, ha robado su tema y lo ha presentado como propio, es más, se ha ido a hacer su investigación de campo. Desde ese momento decide alejarse de ella para siempre. Pero un día, un mensaje de Patricia llega al iPhone de Ángela y descubre la imagen de su amiga totalmente trastornada y pidiendo ayuda. Ante tal situación se ve obligada a ir en su búsqueda y comprobar si la Leyenda del Malamor existe o es solo producto de la imaginación de sus aterrados pobladores. Según la leyenda, una bruja despechada sometió a un pueblo entero al tormento de su maldición: nunca más sentir amor y quien se atreviera a sentirlo podría morir. Ángela deberá viajar hasta el fin del mundo para reencontrarse con la amistad y descubrir el amor.

Los tres libros unidos forman una sola imagen, cosa que no me di cuanta hasta que una niña en la FILSA  me dijo xD

Opinión personal

Llevo #mushosaños queriendo leer este libro, más que por la historia por su edición, (ya que la verdad no tenía idea de que trataba).  Es decir, miren los pies de página y los intermedios entre una parte y otra, además de las lindas portadas. Así que luego de una visita a la maravillosa biblioteca Santiago decidí traerlo a mi hogar para embarcarme en esta aventura al fin de mi chilito.

Libro sacado de la biblioteca y su diseño interior
 Como mencioné iba con ninguna expectativa acerca de lo que me podría encontrar en el libro, así que al adentrarme  la historia me llevé una más que agradable sorpresa que me hiso pasar por todos los estados de ánimo.

El libro nos comienza contando acerca de Ángela, una estudiante de antropología que para su proyecto de investigación decide como tema la leyenda del “Malamor”, la cual había conocido a través de un libro. Sin embargo, a la hora de presentar el tema a investigar se da cuenta que su “mejor amiga”, Patricia, le ha robado el proyecto a nivel que viaja a Almahue para realizar una investigación de campo.

Este hecho, que se plantea en las primeras páginas del libro inmediatamente  me capto, ¿por qué? Bueno como estudiante de sociología, tenemos que estar constantemente planeando proyectos investigativos  (si, si sé que no es lo mismo que antropo) y bueno el hecho de robar proyectos se da más a menudo de lo que uno piensa, peeero que lo haga tu MEJOR AMIGA! Aaahh eso no perrita!

Sin embargo, al momento de la desaparición de Patricia, Ángela no duda ni un momento en ir por ella a ese pueblo al fin del mundo, cabe mencionar que al ser aun estudiantes, estas rinden cuentas en sus casas por lo cual, me gustó bastante como el autor se puso en la piel de una joven que para salir de casa debe inventar una mentira tras otra.
Mapa de Almahue

Almahue, que el lengua mapuche significa "sitio de fantasmas", es un pequeño poblado ficticio ubicado al sur de Chile, en las cercanías de Puerto Chacabuco en la región de Aysén (literalmente a la #%#&%$ del mundo). El sur de Chile se caracteriza por su clima lluvioso y húmedo, por lo cual está rodeado de bosques en su más verde esplendor, además de la amabilidad y calor de su gente (en Chile es de conocimiento que la gente del sur es muy cálida en su trato a los viajeros). Esto mismo “el Chascas” nos lo transmite a medida que vamos conociendo a los sureños personajes, en donde a través de una clara y detallada descripción de los lugares y aromas, tales como la humedad, la leña, el café, con los que Ángela se encuentra hace que el lector se transporte a ese místico pueblo en donde ocurren enigmáticos hechos.




Puerto Chacabuco
Personalmente, esto fue una de las cosas que comenzó enamorándome del libro, el sur de Chile es una de mis lugares favoritos en el mundo (y no es que conozca taaanto), sin embargo, sin lugar a dudas en uno de los lugares donde feliz me quedaría.  

El Chascas con la Leyenda del Malamor, en este pueblo al fin del mundo me rememoró a esos clásicos latinoamericanos del realismo mágico. Tanto el misterio que envuelve a Rayén y su padre, la familia Schmied, hasta la carismática Rosa quien acoge a Ángela te dejan en un estado de “#OMAIGASH! Que está pasando!”. Esto, por todos los enigmáticos elementos que se van introduciendo en la historia que radican en un final, en donde  necesitas el segundo YA!

Y ahora, lo malo, (puede contener spoilers) porque si señora y señores, no todo son pleitesías a este libro. Si bien, el desarrollo del libro estaba construido de una manera en que cada vez que acababas un capitulo tenías esa enorme y asesina necesidad de saber que sucedía en el siguiente, la relación entre los protagonistas: Ángela y Fabián a mi parecer se dio de una manera tan rápida que el lector no alcanzó a percibir una chispa de química entre ellos, si bien hay muchos protagonistas que se enamoran a primera vista estos tienen que pasar por muchos altos y bajos para que se acepten mutuamente y se enamoren (o será que yo veo mucho animé?). En fin, lo bueno el libro es que al contrario de la típica saga juvenil, el hecho de que la relación entre los protagonistas para mí no fuera favorable no entorpeció para nada la historia.  De hecho ya al final del libro logré encariñarme algo con ellos.
 

“El Chascas” 

También conocido como José Ignacio Valenzuela,  autor chileno que con 20 años de carrera ha sido participe en connotadas teleseries nacionales como, Amor a Domicilio, Marparaíso, Dama y obrero (placer culpable), entre otras. También con un largo registro en el extranjero.
En cuanto a la literatura, Malamor es considerada como la primera trilogía de fantasía latinoamericana, sin embargo, dentro del género se destaca por siempre escribir hacia distintos públicos, desde Mi abuela la Loca (2015) para niños, hasta La mujer infinita (2015) para adultos, entre otros.

Para más info -> http://chascas.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario